Mary Kay Henry, Presidente

Mary Kay Henry es la presidenta internacional del Sindicato Internacional de Empleados de Servicio (SEIU, por sus siglas en inglés), que agrupa a 2 millones de miembros. Su liderazgo se basa en una creencia profundamente arraigada de que cuando las personas se unen, pueden hacer posible lo imposible. Bajo su liderazgo, SEIU ha logrado importantes victorias para mejorar la vida de las familias mediante el fortalecimiento y la unión de los trabajadores de la salud, de los servicios a la propiedad, y del sector público con otros trabajadores en los Estados Unidos, Canadá y Puerto Rico. Como la hija mayor de una familia de 10 criada en los suburbios de Detroit, la fe de Henry como católica romana, su vida familiar y su experiencia al crecer en un momento en el que los trabajadores se unían para tener una voz fuerte la inspiró a una carrera de por vida en el servicio para fomentar la justicia económica y social para todos.

En el año 2010, Mary Kay Henry se convirtió en la primera mujer elegida para dirigir SEIU, después de más de 30 años de ayudar a agrupar a los trabajadores de la salud. En 2015, fue nombrada como uno de los 100 líderes más creativos por la revista “Fast Company” y fue incluida entre los 50 visionarios principales que están redefiniendo la política estadounidense por la revista Político, por el liderazgo innovador de SEIU al impulsar la lucha por salarios dignos representada en el histórico movimiento conocido como la “Lucha por $15”. Guiada por el principio de que, al aumentar los salarios, las familias trabajadoras pueden costear sus gastos sin tener que vivir al límite, la Lucha por $15 está abriendo una nuevo camino hacia el desarrollo de una economía y una democracia que funcione para todos, no solo para las corporaciones y unos pocos, los más adinerados. El liderazgo de Henry ha forjado la unidad entre este movimiento por la justicia económica con las luchas por la justicia social porque ha visto de primera mano en las vidas de los miembros de SEIU y sus comunidades que para verdaderamente mejorar las vidas de los trabajadores tenemos que luchar por la justicia en todos los frentes.

Henry entiende que, para cumplir mejor la promesa de la sociedad justa que los Estados Unidos siempre han aspirado a ser, tenemos que luchar por mejores salarios, el derecho de los trabajadores de unirse en un sindicato, defender el cuidado de salud accesible para todas las familias bajo la Ley de Cuidado de Salud a Bajo Costo, por una reforma de inmigración con sentido común y un camino a la ciudadanía para todas las familias trabajadoras inmigrantes y por la seguridad y justicia en todas las comunidades de color en todo el país. Ya sea en la línea de piquete con trabajadores, tocando puertas con los miembros de SEIU o detrás de un megáfono en las protestas de la comunidad, Henry cree en la familia global del pueblo trabajador. Ella levanta su voz todos los días para abogar por la lucha por una economía y democracia que funcione para todos nosotros.

-->