Preguntas Frecuentes en SEIU Sobre Las Vacunas Contra el COVID-19

Seguridad y eficacia

¿Qué contiene la vacuna? ¿Cómo funciona?

Actualmente hay tres vacunas disponibles. Dos vacunas, una de Pfizer y otra de Moderna, utilizan tecnología de ARN mensajero (ARNm). Esta tecnología no utiliza partículas de virus vivos. Usted no estará expuesto al virus que causa el COVID-19.

En cambio, las vacunas contienen instrucciones para sus células. El ARN mensajero, un fragmento de código genético, le dice a sus células que produzcan la proteína espicular del COVID-19 por sí mismas. Una vez que sus células produzcan la proteína espicular, su sistema inmunológico creará los anticuerpos que combaten el COVID-19 y lo protegerán de enfermarse por este virus, proporcionando un nivel significativo de inmunidad.

Para ser efectivas, ambas vacunas requieren que reciba dos inyecciones, administradas con algunas semanas de diferencia.

Una tercera vacuna, de Johnson & Johnson (J & J), es una vacuna de vector viral. Está hecha de un adenovirus inactivado, el virus que causa el resfriado común, y contiene un fragmento de ADN que le indica al cuerpo que produzca la proteína espicular del COVID-19. J & J utilizó un adenovirus modificado que puede entrar a las células pero no puede reproducirse en ellas ni causar enfermedades. Esto, a su vez, desencadena una respuesta del sistema inmunológico, brindándole protección en caso de que alguna vez esté expuesto al virus real en el futuro. El uso de instrucciones genéticas hace que la vacuna de Johnson & Johnson sea similar, pero no exactamente igual, a las vacunas de Pfizer y Moderna.

La vacuna de J & J requiere solo una dosis y se puede almacenar a la temperatura normal del refrigerador.

¿Puedo contraer el COVID-19 por la vacuna?

No. No hay partículas de virus vivos. Si bien es posible que sienta efectos secundarios menores y temporales por la inyección, es imposible contraer el virus por la vacuna.

¿Causará la vacuna efectos secundarios? Si es así, ¿cuánto durarán?

Algunas personas que reciben la vacuna del COVID-19 experimentarán efectos secundarios, particularmente después de una segunda dosis. Los efectos secundarios de la vacuna parecen ser menores y temporales. Los participantes informaron dolor en el lugar de la inyección, fatiga, fiebre ocasional, dolor de cabeza o dolor en los músculos y las articulaciones. Estos efectos secundarios desaparecen en 1-2 días.

Estos efectos secundarios son en realidad comunes con todas las vacunas: son una señal de que una vacuna está funcionando y desencadenando una respuesta inmune. Si alguien va a tener una mala reacción a una vacuna, es probable que ocurra en las primeras seis semanas después de vacunarse.

Si tengo efectos secundarios por la vacuna del COVID-19, ¿puedo regresar a mi lugar de trabajo?

Debería poder regresar a su lugar de trabajo después de recibir la vacuna. La mayoría de las personas que reciben la vacuna tienen pocos o ningún efecto secundario. La mayoría de los efectos secundarios son leves, como malestar o hinchazón en el lugar de la inyección. Algunos efectos secundarios que se han informado en los primeros días después de cada dosis, como fiebre, son signos normales de que su cuerpo está desarrollando protección. Estos efectos secundarios pueden afectar su capacidad para realizar algunas actividades diarias, pero generalmente desaparecen en unas pocas horas o días. Sin embargo, si tiene fiebre después de vacunarse, es posible que deba quedarse en casa y no ir a trabajar mientras espera ser evaluado, incluyendo considerar que se realice la prueba del COVID-19.

Conozca la diferencia entre los efectos secundarios esperados y cuándo puede ser el momento de llamar a un médico. La vacuna no le dará el COVID-19. Sin embargo, podría haber estado expuesto al virus antes de vacunarse, por lo que si continúa sintiéndose enfermo, debe hablar con su médico. Se necesita tiempo para que su cuerpo desarrolle protección después de cualquier vacuna. Es posible que la vacuna del COVID-19 no lo proteja hasta una semana o dos después de su segunda inyección (dosis).

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) y la Administración de Medicinas y Alimentos (FDA, por sus siglas en inglés) alientan a las personas a informar los posibles efectos secundarios (llamados "eventos adversos") al Sistema para Reportar Reacciones Adversas a las Vacunas (VAERS, por sus siglas en inglés). Los CDC también están implementando una nueva herramienta para los teléfonos inteligentes llamada "v-safe" para monitorear la salud de las personas después de recibir una vacuna del COVID-19. Si se inscribe en v-safe, puede informar a los CDC si tiene algún efecto secundario después de recibir la vacuna del COVID-19. Si informa efectos secundarios graves, alguien de los CDC llamará para realizar un seguimiento.

¿Tiene efectos secundarios a largo plazo?

Las vacunas del COVID-19 todavía se están probando para detectar efectos secundarios a largo plazo. En este momento, no se han detectado problemas de seguridad a largo plazo. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) y la Administración de Medicinas y Alimentos (FDA, por sus siglas en inglés) están monitoreando esto de cerca. A medida que más personas se vacunen, habrá más información disponible en las próximas semanas y meses. Los científicos y profesionales médicos de los CDC revisarán continuamente la seguridad de las vacunas. Continuarán ofreciendo información al público y tomarán medidas sobre nuevas preocupaciones de seguridad si es necesario.

Pero a pesar de que todavía estamos aprendiendo sobre las vacunas del COVID-19, esto es lo que sí sabemos con certeza: enfermarse con el COVID-19 es peligroso. Sabemos que el COVID-19 puede causar problemas de salud a largo plazo, incluso en casos leves. El CDC ya ha identificado fatiga, dificultad para respirar, dolor de pecho, tos y dolor en las articulaciones entre los efectos secundarios a largo plazo más comunes. Muchas personas que se recuperan del COVID-19 también sufren de dificultad para pensar y concentrarse (a veces denominada "niebla mental"), depresión, dolor muscular, dolores de cabeza, fiebre intermitente y latidos rápidos o fuertes (también conocidos como palpitaciones del corazón) .

Es poco probable que los efectos secundarios relacionados con la vacuna sean más riesgosos que contraer el COVID-19. Dada la prevalencia de los efectos secundarios graves de las infecciones por el COVID-19 y la rareza de los efectos secundarios a largo plazo de las vacunas, está claro que vacunarse es la opción más segura para la inmensa mayoría de las personas.

¿Alguien ha muerto o se ha enfermado gravemente como resultado de recibir la vacuna?

No. Hay dos vacunas: una es de Pfizer y la otra es de Moderna. Casi 73,000 personas participaron en ensayos clínicos para las dos vacunas y más de un millón de personas se vacunan todos los días actualmente. No hubo muertes ni informes de enfermedades graves después de vacunarse.

¿Qué tan efectiva es la vacuna?

Las tres vacunas tienen un nivel de efectividad muy alto: Pfizer tiene una tasa del 95 por ciento y Moderna tiene una tasa del 94 por ciento. Eso significa que entre las personas que se vacunaron, hubo entre un 94 y un 95 por ciento menos de casos de COVID-19 que entre quienes no las recibieron. La vacuna de J & J tuvo una eficacia del 85% en la prevención de enfermedades graves/críticas y un 66% de eficacia en la prevención de enfermedades sintomáticas 28 días después de la vacunarse. Es importante destacar que fue 100% efectiva para prevenir la hospitalización y la muerte por COVID-19.

Si bien es difícil comparar las vacunas para diferentes enfermedades, para tener un contexto, las vacunas contra la influenza tienen solo un 40-60% de efectividad en un año determinado. El alto nivel de efectividad de las vacunas del COVID-19 significa que tienen el potencial de prevenir significativamente la propagación de la enfermedad.

¿Es una vacuna mejor que la otra?

No.

Las vacunas de Pfizer y Moderna usan la misma tecnología de ARNm y tienen niveles similares de efectividad: entre las personas que se vacunaron, hubo entre un 94 y un 95 por ciento menos de casos de COVID-19 que entre quienes no la recibieron. Para ser efectivas, ambas vacunas requieren que reciba dos dosis, administradas con algunas semanas de diferencia.

La vacuna de Johnson & Johnson fue 85% efectiva en prevenir enfermedades graves/críticas y 66% efectiva para prevenir enfermedades sintomáticas 28 días después de vacunarse. Es importante destacar que fue 100% efectiva para prevenir la hospitalización y la muerte por el COVID-19. La vacuna de J & J requiere solo una dosis.

Los sitios de distribución de vacunas pueden administrar una de las tres vacunas autorizadas, dependiendo de su suministro. Si recibe la vacuna de Pfizer o Moderna para su primera dosis, las cuales requieren dos dosis, no puede recibir una segunda dosis de una vacuna diferente.

¿Cuántas dosis necesito para estar completamente protegido? ¿Es uno lo suficientemente bueno?

Para ser efectivas, las vacunas de Pfizer y Moderna requieren dos dosis, administradas con algunas semanas de diferencia. Es típico que la segunda dosis de la vacuna provea un refuerzo más significativo y a más largo plazo. Suministrar una vacuna en dos dosis es común para muchas vacunas infantiles. La primera inyección prepara el sistema inmunológico, ayudándolo a reconocer el virus, y la segunda inyección fortalece la respuesta inmunológica. La segunda inyección de Pfizer se administra 21 días después de la primera; la de Moderna es 28 días después.

Si recibe la vacuna de Johnson & Johnson, solo necesitará una dosis. Su proveedor de vacunas debe decirle qué vacuna recibió y si necesita regresar para una segunda dosis, pero si no está seguro, no tenga miedo de preguntar.

¿Cómo recordaré recibir la segunda dosis?

Cada persona que reciba la vacuna de Pfizer o Moderna contra el COVID-19 recibirá una tarjeta de registro de vacunación para asegurarse de que reciba la vacuna correcta para la segunda dosis. También puede inscribirse en v-safe, una herramienta para los teléfonos inteligentes que utiliza mensajes de texto y cuestionarios web para ofrecer controles de salud personalizados después de recibir la vacuna del COVID-19. V-safe le recordará que debe recibir su segunda dosis de la vacuna del COVID-19 si la necesita.

¿Qué pasa si falto a la cita de mi segunda dosis?

Es posible que algunas personas que reciben la primera dosis de la vacuna de Pfizer o Moderna contra el COVID-19 no puedan recibir la segunda dosis cuando su empleador se la ofrece. En esos casos, pueden completar la serie de vacunas llevando su tarjeta de registro de vacunación a otro lugar en su área donde se esté administrando la vacuna. No debería requerir reiniciar las dosis de su vacuna. Es importante que reciba la misma vacuna tanto para la primera como para la segunda dosis.

¿Puedo mezclar y combinar vacunas?

No. Para una vacuna de dos dosis, su segunda dosis debe ser de la misma vacuna que la primera. Dado que las vacunas difieren en composición, almacenamiento y tiempo entre las dos dosis, los expertos dicen que las personas deben recibir la misma vacuna en ambas dosis.

¿Cuánto dura la protección? ¿Necesitaré recibir una vacuna de refuerzo todos los años?

Es posible que necesite una vacuna de refuerzo. Debido a que la enfermedad es nueva, todavía tenemos más que aprender sobre cuánto tiempo podría durar la inmunidad. La protección puede disminuir con el tiempo y usted puede volver a ser susceptible. También es posible que el virus pueda mutar. Los expertos en salud pública y los científicos continuarán estudiando el virus y monitoreando la inmunidad de las personas, y emitirán guías en de acuerdo a esto en el futuro.

¿Puedo contraer el virus incluso si recibo la vacuna?

Si. Por lo general, el cuerpo tarda algunas semanas en desarrollar inmunidad después de vacunarse. Eso significa que es posible que una persona se infecte con el virus que causa el COVID-19 justo antes o después de vacunarse y se enferme. Esto se debe a que la vacuna no ha tenido suficiente tiempo para brindar protección.

Si bien la vacuna brinda una protección significativa, no es 100% efectiva. Existe una pequeña posibilidad de que aún pueda infectarse, pero lo más probable es que sea un caso leve del virus en lugar de un caso grave, que es posible sin la vacuna. Contraer el virus sin protección puede tener consecuencias potencialmente mortales, ponerse la vacuna no las tiene.

¿Puedo transmitir el virus incluso después de vacunarme?

Todavía no sabemos si las personas vacunadas pueden transmitir el virus a otras personas que quizás no hayan recibido la vacuna. Por eso será fundamental que todos sigan usando mascarillas o cubrebocas, continúen el distanciamiento social y sigan todos los protocolos de salud pública necesarios tanto en el trabajo como en otros lugares.

¿La vacuna funciona mejor según la edad, el peso o la raza?

Según los datos disponibles, sabemos que las tres vacunas funcionan bien independientemente de la edad, el peso o la raza. Los ensayos para las vacunas de Pfizer y Moderna incluyeron a más de 25,000 personas de las comunidades más afectadas por el COVID-19, incluyendo afroamericanos, latinos y personas mayores. La vacuna de Johnson & Johnson se probó en 44,325 participantes, incluyendo afroamericanos, latinos, asiático-americanos y de las islas del Pacífico, y personas mayores.

Tengo condiciones preexistentes. ¿Tendrá efectos dañinos la vacuna?

Todavía no sabemos con certeza cómo las personas con diferentes condiciones preexistentes reaccionarán a la vacuna. Sin embargo, está claro que las personas con otras complicaciones de salud tienen un mayor riesgo de contraer casos graves de COVID-19. Si tiene una condición preexistente, debe consultar a su médico sobre lo que es mejor para usted.

Tengo alergias. ¿Todavía puedo vacunarme?

Algunas personas pueden correr el riesgo de sufrir una reacción adversa debido a una alergia a uno de los componentes de la vacuna o una condición médica. Los CDC brindan recomendaciones para personas que han tenido reacciones alérgicas a otras vacunas y para quienes padecen otros tipos de alergias.

¿Es seguro recibir la vacuna si estoy embarazada o amamantando?

Existe información limitada sobre la seguridad de las vacunas contra el COVID-19 durante el embarazo y la lactancia. Sin embargo, basándose en el conocimiento sobre cómo funcionan estas vacunas, los expertos creen que es poco probable que las vacunas representen un riesgo para las mujeres embarazadas o las lactantes. Las mujeres embarazadas y en período de lactancia pueden optar por vacunarse si forman parte de un grupo al que se recomienda recibir la vacuna contra el COVID-19. Su médico puede ayudarla a tomar esta decisión.

¿Es seguro para mí recibir la vacuna del COVID-19 si algún día quisiera tener un bebé?

Las mujeres que están tratando de quedar embarazadas no necesitan evitar el embarazo después de recibir la vacuna del COVID-19. Los científicos estudian cuidadosamente todas las vacunas para detectar efectos secundarios inmediatamente después de la vacunación y durante años después. No hay evidencia de que los problemas de fertilidad sean un efecto secundario de alguna vacuna. De hecho, algunas participantes de los ensayos de las vacunas quedaron embarazadas durante los ensayos de vacunas.

¿La vacuna del COVID-19 cambiará mi ADN?

No. Algunas de las vacunas contra el COVID-19 son un nuevo tipo de vacuna llamada vacunas de “ARN mensajero” o vacunas de “ARNm”. Las vacunas de ARN mensajero enseñan a nuestras células cómo producir una proteína, o incluso solo una parte de una proteína, que activa la protección en nuestro cuerpo. El ARNm de la vacuna no puede afectar su ADN de ninguna manera.

Nuestro ADN está en el núcleo de nuestras células. Estas dos nuevas vacunas están hechas de pequeños fragmentos de material genético llamado ANRm o ARN mensajero. El ARNm es una parte normal de la maquinaria de la célula que se fabrica en el núcleo y viaja al resto de la célula para realizar su trabajo: producir proteínas. Pero esa es una calle en una sola dirección, desde el núcleo, hacia afuera. El ARN mensajero en las vacunas también hace su trabajo en la parte de la célula fuera del núcleo. Nunca se acerca al ADN de sus células.

Ya tuve el COVID-19, ¿todavía necesito una vacuna?

Actualmente, no hay suficiente información disponible para decir si, o durante cuánto tiempo después de la infección, alguien está protegido de contraer el COVID-19 nuevamente. La evidencia preliminar sugiere que puede que la inmunidad natural del COVID-19 no dure mucho tiempo, pero se necesitan más estudios para comprenderlo mejor. El CDC no ha emitido una recomendación sobre si las personas que tuvieron el COVID-19 deben recibir una vacuna contra el COVID-19 y debe hablar con su médico para obtener más información sobre lo que es mejor para usted.

Todavía no me he puesto la vacuna contra la gripe o influenza. ¿Debería?

Si. Vacunarse contra la gripe es una parte esencial para proteger su salud y la salud de su familia esta temporada. Las vacunas contra la influenza son útiles en cualquier momento durante la temporada de influenza y, a menudo, puede recibirlas en enero o más tarde.

Una vacuna contra la gripe no lo protegerá de contraer el COVID-19, pero puede evitar que contraiga influenza (gripe) al mismo tiempo que el COVID-19. Esto puede evitar que tenga una enfermedad más grave y necesite atención médica. La gripe es otra enfermedad respiratoria grave que puede provocar que falte al trabajo, hospitalización y, en algunos casos, incluso la muerte.

Debe esperar al menos 14 días después de recibir la vacuna del COVID-19 para vacunarse contra la gripe.

¿Seguiré teniendo que usar equipo de protección personal y seguir los protocolos de salud pública incluso después de recibir la vacuna?

Si. Todavía necesitaremos usar mascarillas o cubrebocas y practicar el distanciamiento físico hasta que una gran proporción de la población esté vacunada y estemos seguros de que la vacuna brinda protección a largo plazo, y su empleador debe asegurarse de que tenga este equipo disponible en el trabajo. Inicialmente, no habrá suficientes ampolletas para vacunar a todos los que quieran ponerse la vacuna y el virus seguirá transmitiéndose.

Si bien la vacuna brinda una protección significativa, no es 100% efectiva. Tampoco sabemos si las personas vacunadas todavía pueden portar y transmitir el virus a personas que no han sido vacunadas. Todo el mundo debería seguir usando equipo de protección personal y seguir los protocolos de salud pública tanto en el trabajo como en otros lugares.

De hecho, cuando reciba la vacuna, tanto usted como la persona que la administre deberán usar mascarillas. El CDC recomienda que durante la pandemia, las personas usen una mascarilla que cubra su nariz y boca cuando estén en contacto con otras personas fuera de su hogar, cuando estén en centros de salud y cuando reciban cualquier vacuna, incluida la vacuna del COVID-19.

Proceso de desarrollo y aprobación

Las vacunas se hicieron tan rápido, ¿cómo sé que es segura y no se apresuró el proceso?

Las vacunas de ARNm producidas por Pfizer y Moderna son más rápidas de desarrollar porque no utilizan partículas virales vivas. En cambio, el ARNm es fácil de producir en el laboratorio, lo que ahorra varios años para el desarrollo.

Estas vacunas se estudian, prueban y regulan cuidadosamente antes de que puedan usarse. Las empresas que crearon las vacunas envían extensas solicitudes a múltiples agencias gubernamentales y a organismos independientes de expertos científicos, que solo permitirán que se use la vacuna si la evidencia muestra que es segura.

Los trabajadores de la salud estarán entre los primeros en recibir las vacunas. ¿Qué tan completos fueron los ensayos? ¿Cuántas personas participaron y qué tan riguroso fue el estudio?

En los ensayos clínicos para las nuevas vacunas de Pfizer y Moderna, más de 73,000 personas en los EE. UU. y alrededor del mundo recibieron inyecciones de la vacuna. La vacuna de Johnson & Johnson se probó en 44,325 participantes, incluyendo afroamericanos, latinos, asiáticos-americanos y de las islas del Pacífico y personas mayores. Las tres vacunas tienen un alto nivel de eficacia.

¿Los ensayos clínicos de las vacunas incluyeron personas de los grupos más afectados por el COVID-19, especialmente afroamericanos, latinos y personas mayores?

Si. Si bien las vacunas funcionan de la misma manera en personas de diferentes razas o etnias, es importante asegurarse de que las vacunas se prueben en diversos grupos de la población antes de su lanzamiento. Los ensayos clínicos realizados por Pfizer y Moderna incluyeron a más de 25,000 personas de las comunidades más afectadas por el COVID-19, incluyendo afroamericanos, latinos y personas mayores. La vacuna de Johnson & Johnson se probó en 44,325 participantes, incluyendo afroamericanos, latinos, asiático-americanos y de las islas del Pacífico y personas mayores.

¿Cómo funciona el proceso de aprobación de la vacuna?

En los Estados Unidos, las vacunas deben ser aprobadas por la Administración de Medicinas y Alimentos (FDA, por sus siglas en inglés) antes de que puedan usarse. La FDA basa su decisión de aprobar o no aprobar una vacuna en datos de ensayos clínicos. Los datos son revisados por expertos independientes que no forman parte del gobierno ni de las compañías farmacéuticas, y por científicos y médicos de carrera de la FDA que no son nombramientos políticos y que son expertos en la seguridad y eficacia de las vacunas.

Los científicos están atentos a los efectos secundarios inesperados que podría haber causado la vacuna. Esto ayuda a determinar la “seguridad” de la vacuna. En general, cuanto menos sean los efectos secundarios y menos graves sean, más segura se considerará la vacuna. Si los datos del ensayo clínico muestran suficiente evidencia de eficacia y seguridad, la FDA aprobará la vacuna y la autorizará para su uso en los Estados Unidos.

Distribución de las vacunas

¿Puede mi empleador exigir que me vacune?

En general, los empleadores pueden exigir que los empleados reciban una vacuna (por ejemplo, la vacuna contra la gripe) en determinadas circunstancias. La autoridad del empleador para implementar y hacer cumplir un programa de vacunación obligatoria tiene varias limitaciones. Según las leyes federales contra la discriminación, los empleados pueden rechazar una vacuna obligatoria basándose en una discapacidad o una creencia religiosa sincera. Además, los empleadores pueden incurrir en una práctica laboral injusta si no negocian con el sindicato antes de implementar un programa de vacunación obligatorio.

Sin embargo, se promueve que los miembros de SEIU que tengan acceso a una vacuna disponible se vacunen, dada su eficacia para reducir una enfermedad grave y las complicaciones a largo plazo del virus, y para proteger a sus seres queridos y vecinos. Cuando se permite que el virus se propague y se reproduzca, muta. Estos cambios lo hacen potencialmente más resistente a las vacunas. Al recibir la vacuna, los miembros de SEIU pueden ayudar a prevenir esto. La vacunación masiva es la mejor manera de detener la propagación del COVID-19, salvar vidas y comenzar a recuperar la normalidad nuevamente.

¿Se asignará a los vacunados a trabajar con pacientes con COVID-19 con más frecuencia?

No, el estado de vacunación de un trabajador de la salud no afectará su asignación de trabajo.

¿La vacuna es gratuita? ¿Mi seguro lo cubrirá?

No tendrá que pagar por la vacuna. La vacuna en sí es gratuita y Medicare, Medicaid y los seguros privados han acordado ofrecerla de forma gratuita. Las personas que no tienen seguro pueden incurrir en un costo por la administración de la vacuna.

¿Puedo vacunarme incluso si no tengo un número de seguro social?

Todos en los Estados Unidos son elegibles para vacunarse contra el COVID-19. La Administración Biden ha anunciado que no se realizarán esfuerzos para aplicar las leyes de inmigración en relación con la vacuna y que toda la información personal permanecerá privada. Algunos formularios de inscripción estatales y locales solicitan un número de seguro social, sin embargo, las personas pueden ingresar 0 en lugar de un número de seguro social si no tienen o no saben el número de la persona que se inscribe.

¿Tendré la oportunidad de vacunarme más adelante si rechazo la primera oportunidad?

Todavía no tenemos todos los detalles sobre cuántas dosis estarán disponibles en la distribución inicial. Debido a las dosis limitadas de la vacuna, elegir no recibirla cuando esté disponible por primera vez puede significar que tendrá que esperar muchos meses más para tener la oportunidad de hacerlo nuevamente.