Un cuidado de la salud más saludable

Los afiliados de SEIU que trabajamos en hospitales y otras instalaciones de salud estamos expuestos a diario a  una amplia gama de peligros ambientales. Desde los productos que contienen mercurio, hasta los plásticos que contienen dioxina, pasando por los suministros de limpieza tóxicos, todas estas sustancias peligrosas les plantean problemas tanto a los empleados como a los pacientes.

Si bien muchas de estas sustancias peligrosas no contribuyen al cambio climático, sí contribuyen a la contaminación de los suelos, el aire y el agua y muchos tienen efectos inmediatos sobre la salud de los que se expongan a ellas.


Algunos ejemplos incluyen:

Alergia al látex: Las alergias al látex son comunes y los trabajadores de la salud, al usar guantes de látex, con frecuencia están expuestos a las mismas.  Los guantes de látex contienen proteínas de caucho natural que pueden causar reacciones que van desde sarpullido y picazón hasta ataques de tos y dificultad al respirar. Existen alternativas a los guantes de látex, y los trabajadores de la salud pueden negociar para asegurarse alternativas a los mismos.

Glutaraldeído: Esta es un producto químico líquido, incoloro y aceitoso utilizado para desinfectar equipo que no puede esterilizarse al calor. La exposición al glutaraldeído, mediante inhalación o contacto con la piel, puede ser dañina. Los efectos sobre la salud incluyen irritación de garganta y pulmones, asma y dificultad al respirar, irritación de nariz y dermatitis alérgica.

Plásticos de PVC: Los plásticos de cloruro de polivinilo (PVC) son los más utilizados en los dispositivos médicos. Hay dos problemas clave asociados con la exposición al PVC:

1. Dioxina, conocido carcinógeno humano que puede formarse en la manufactura e incineración del PVC.
2. Un químico usado para ablandar el PVC, vinculado en estudios animales a defectos de nacimiento y otras enfermedades.

Se dispone de cada vez más productos médicos que no son de PVC, y los trabajadores de la salud pueden negociar cláusulas que les exijan su uso a las instalaciones de salud.

Modelo de terminología de contrato para un cuidado de la salud más saludable »

Healthier Healthcare

SEIU members who work in hospitals and other healthcare facilities are exposed daily to a wide range of environmental hazards. From mercury-containing products, to toxic cleaning supplies, to dioxin-containing plastics, these hazards pose problems for employees and patients alike. 

While most of these hazards do not contribute to climate change, they do contribute to land, air and water contamination, and many cause immediate health effects on those exposed to them.


Some examples include:

Latex Allergy:  Latex allergies are common, and healthcare workers are frequently exposed in at work through their use of latex gloves.  Latex gloves contain natural rubber proteins that can cause reactions ranging from a rash and itching to coughing spells and difficulty breathing. Alternatives to latex gloves are available, and healthcare workers can negotiate to ensure that they are given the option.

Glutaraldehyde:  This is a colorless, oily liquid chemical used to disinfect equipment that cannot be heat sterilized. Exposure to glutaraldehyde, through inhalation or skin contact, can be harmful. Health effects include throat and lung irritation, asthma and difficulty breathing, nose irritation and allergic dermatitis.

PVC Plastic:  Polyvinyl Chloride (PVC) plastics are the most widely used plastic in medical devices. There are two key problems are associated with exposure to PVC:

1. Dioxin, a known human carcinogen, can be formed in the manufacture and incineration of PVC.
2. A chemical used to soften PVC that has been linked in animal studies to birth defects and other illnesses.

An increasing number of PVC-free medical products are available, and healthcare workers can negotiate contract language requiring healthcare facilities to use them.

Model Contract Language »
Share this page on Twitter.